PSOE y Podemos se unen en España para impedir que los obreros puedan heredar

Add to Flipboard Magazine.

El Congreso de los Diputados ha rechazado tomar en consideración la propuesta de Ciudadanos para eliminar el impuesto de Sucesiones y Donaciones en todo el país y, por lo tanto, ha descartado la supresión de esta figura. La clave en el inicio del trámite de discusión la tenía el PSOE, que en el pasado se había mostrado favorable a modificar esta figura.

Sin embargo, durante la toma de posición, la formación socialista ha afirmado que la propuesta de Ciudadanos es “una trampa”, ha señalado que los argumentos expuestos por el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, “son falsos”, y ha rechazado apoyar la propuesta de C’s. “Votaremos en contra de esta propuesta que consideramos populista y demagógica”, ha adelantado la portavoz socialista, Patricia Blanquer. Este rechazo, junto al ya anunciado por Podemos, Compromis, PDeCAT e incluso PNV, hace que el apoyo del PP sea insuficiente para dar comienzo a la discusión.

Lo más increíble la reacción de Paro Sánchez, del Partido Socialista Obrero Español, calificando la medida de “populista y demagógica”.

No solo se opone a la abolición del impuesto de sucesiones, quiere además subirlo.El Gobierno castigará con el Impuesto de Sucesiones a las empresas familiares que mejor marchan.

Así lo recoge el documento base de la política fiscal del PSOE. Un texto donde se desvelan los verdaderos planes del partido en el Gobierno, que no pasan en exclusiva por una subida del tipo del IRPF de las rentas más altas, sino que incluyen toda una batería de subidas fiscales.

El Gobierno quiere recaudar 8.000 millones más al año. Y para ello, junto con la subida del tipo máximo del Impuesto de la Renta hasta el 49%, recoge en su documento fiscal una batería de medidas destinadas también a las pequeñas y medianas empresas. Entre ellas, “la limitación de la exención/reducción para las verdaderas empresas familiares, introduciendo un beneficio fiscal decreciente por cifra de negocios” en el Impuesto sobre Sucesiones. Es decir, que las empresas familiares que marchen bien tendrán que pagar más por este impuesto.

 

El impuesto de sucesiones afecta muy especialmente a las clases medias y bajas, que se ven obligadas a renunciar a las herencias por no poder atender el pago a hacienda.

Destruye la clase media y condena a los obreros a un estado de servidumbre indefinido del que no pueden escapar.

Es un impuesto ladrón, confiscador y miserable. No solo roban a las generaciones pasadas que han luchado por dejar algo a sus hijos, es sobre todo un desfalco a las generaciones futuras, a quienes impiden prosperar.

No quieren que los obreros puedan heredar y vivir sin ser esclavos.

Fuente: http://institucionales.us.es/empresafamiliar/ultimas-noticias/

https://es.dailystormer.name/

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *