Los padres de Lucía Vívar piden que se abran nuevas líneas de investigación

Add to Flipboard Magazine.
Loading...

Los padres de Lucía Vivar, la pequeña de 3 años que desapareció en Pizarra el pasado mes de julio y que fue hallada muerta en las vías del tren, han pedido que se revise el caso ya que el informe de la Guardia Civil lo daba por cerrado diciendo que se trataba de un accidente. El documento de los agentes confirma la hipótesis inicial de que la muerte de la pequeña fue accidental.

Los progenitores han pedido a la juez que investiga el caso, el Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga, nuevas diligencias de investigación al cuestionar una serie de razonamientos que exponen los agentes en el informe de cómo sucedieron los hechos. La niña desapareció mientras sus padres cenaban en el bar de la estación de tren de la localidad malagueña y ella jugaba con otros niños a pocos metros de distancia.
Los investigadores mantienen que Lucía anduvo algo más de 4 kilómetros entre los raíles, se recostó sobre los balastos y fue golpeada por el primer tren de la línea Cercanías C2 de la mañana entre las seis y las siete de la mañana de aquel fatídico día. Pero los padres consideran que en el informe no se explica cómo la menor pudo hacer ese «arduo recorrido» sin ni una sola lesión en sus rodillas y mínimas y casi inexistentes en manos, brazos y piernas.

Loading...

También les sorprende que no se investigue la aparición de un bote de cloroformo a escasos metros del lugar de la desaparición y el coche que estuvo aparcado en la zona, vehículo que podría coincidir con el que un testigo manifestó ver a alta velocidad en dos ocasiones por el pueblo. Además, en el escrito recuerdan que el grupo de profesionales que rastreó la zona no halló durante más de cuatro kilómetros «ni un solo indicio de que la niña hubiese andado por allí».

También insisten en que no se halló ADN de la pequeña en ninguna de las muestras analizadas de los bajos del tren y no existe estudio histopatológico de las heridas, por lo que se preguntan quién les garantiza que las mismas las haya producido el tren. Para la familia lo que sucedió a 300 metros del lugar de aparición del cuerpo sin vida de la pequeña «es un cúmulo de interrogantes a los que ninguna diligencia practicada da respuesta».

Por todo ello, piden que se remita la totalidad del procedimiento a la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil para que lleven a cabo una investigación que busque dar respuesta a la «multitud de interrogantes» que aún existen. Asimismo, solicitan que se mande un oficio a la Policía local de Pizarra a fin de que informe de la realidad del hallazgo de un bote de cloroformo y que se busquen huellas dactilares.

Por otra parte, los padres de la pequeña Lucía reclaman que se lleve a cabo la geolocalización de los teléfonos móviles encendidos en la zona donde desapareció la pequeña y se identifique a los titulares y su participación o no en la búsqueda. De este modo los progenitores de la menor de tres años se muestran disconformes con la principal hipótesis de la policía, a pesar de que las imágenes de las cámaras de videovigilancia de la estación de Pizarra captaron a la niña andando sola por las vías a las 23:34 horas, cuatro minutos después de verla sus padres por última vez.

El resultado de la autopsia reveló que el cadáver de la menor presentaba varias pequeñas lesiones, aparte del golpe en la cabeza que le causó la muerte, así como manchas negruzcas y de óxido en la parte posterior del vestido compatibles con que se hubiera sentado en los raíles de la vía. Sin embargo, no dio respuestas a la principal pregunta que se hacen los padres: cómo la niña pudo recorrer los casi cuatro kilómetros que separan la estación donde desapareció con el punto en el que fue encontrada sin vida.

Fuente: www.lavanguardia.com

Comentarios

Loading...

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *