La Policía Nacional comienza a investigar si Ana, la asesina de Gabriel, fue la responsable de la muerte de una niña en Burgos

Add to Flipboard Magazine.

Las Fuerzas de Seguridad investigan datos sobre los años que residió en Burgos Ana Julia Quezada, detenida este domingo por la muerte de Gabriel Cruz, por si estuviera relacionada con algún otro suceso.

En concreto, están investigando la muerte de una niña que Ana Julia cuidaba. Al parecer, la niña falleció al caer por una ventana mientras estaba bajo sus cuidados.

En su momento, se catalogó como muerte accidental, pero ahora se investiga las posibles conexiones entre este fallecimiento y el del pequeño Gabriel, cuyo cuerpo fue encontrado este domingo en el maletero del coche de la ahora detenida.

Sospechas

Vecinos de Las Hortichuelas comenzaron a sospechar de una posible implicación de Ana Julia Quezada en la desaparición del niño Gabriel Cruz cuando esta afirmó haber encontrado una camiseta interior de color blanco del menor.

Quezada aseguró el sábado 3 haber encontrado la pieza de ropa en las inmediaciones de la depuradora del Barranco de Las Águilas, en la barriada de Las Negras (Níjar), cuando paseaba junto al padre de Gabriel.

Los habitantes del lugar donde se perdió el rastro del niño Gabriel Cruz aseguran que nadie pensó en que Ana Julia pudiese ser la responsable de la desaparición «hasta que pasó lo de la camiseta, fue muy raro que estuviese seca y la encontrase ella».

«Mi yerno es policía y pasó con un grupo por la mediana y no vio la camiseta. Ahí sí hubo algo de sospechas, porque además estaba seca», relata un vecino.

La detenida llegó a afirmar durante una entrevista con TVE, realizada junto al padre del niño, que el mismo día de la desaparición de Gabriel ella misma había advertido al menor contra los desconocidos.

«Esa misma mañana estuvimos desayunando y salió la conversación. La abuela y yo. Y le dijimos, ‘Tú si ves un desconocido corre, no te pares’. Mira por dónde, ese mismo día desapareció el niño», declaró la arrestada ante las cámaras.

Y agregó: «Solo no se iría, no se alejaba él, se marchaba de cada media hora y volvía… Se comía una manzana, una fruta, y volvía con los amigos. Pero es que ese día Gabriel no volvió».

 

Fuente: ultimahora.es

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *