MUY FUERTE: Puigdemont y los cinco exconsejeros fugados, se han refugiado en Bruselas

Add to Flipboard Magazine.

Tres de los exmiembros del Govern que están con Puigdemont son de ERC. Los otros dos, del PDeCAT

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y cinco de sus exconsejeros han viajado a Bélgica. Meritxell Borràs, del PDeCAT (que ocupaba la cartera de Gobernación); Antoni Comín, de ERC (Salud); Joaquim Forn, del PDeCAT (Interior); Dolors Bassa, de ERC (Trabajo y Asuntos Sociales), y Meritxell Serret, de ERC (Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación). Tienen entre 42 y 53 años y perfiles muy diferentes.

 

JOAQUIM FORN

De 53 años, fue elegido consejero de Interior en julio de este mismo año por su perfil netamente independentista. Durante los tres meses que ejerció en el cargo, defendió siempre que los Mossos debían garantizar que los ciudadanos votasen con seguridad el 1 de octubre. Eso dejó a los pies de los caballos a los agentes que, como policías, deben hacer cumplir la ley. Abogado de formación, fue concejal en el Ayuntamiento de Barcelona durante 18 años con Convergència y ostentó la cartera de Seguridad durante el mando de Xavier Trias, entre 2011 y 2015. Precisamente, Forn sonaba como el próximo candidato del PDeCat en el Ayuntamiento de Barcelona. Su nombramiento como consejero de Interior frustró esa posibilidad. Está casado y tiene dos hijas veinteañeras.

 

TONI COMÍN

Nacido en Barcelona en 1971, se convirtió hace 21 meses en el primer consejero de Salud de la Generalitat sin formación médica. Llegó, dijo, para restaurar “el consenso” perdido en el sector tras los fuertes tijeretazos ejecutados por el gobierno de Artur Mas. Hijo del histórico líder del PSUC Alfons Comín, el ahora exconsejero de Salud es licenciado en Filosofía y Ciencias Políticas, tiene pareja y una hija de apenas cinco años. Comín pasó por varias formaciones antes de abrazar el independentismo. Inició su carrera política en la plataforma Ciutadans pel Canvi, que se alió al PSC de Pasqual Maragall con un mensaje de corte federalista. Con ellos dio el salto al Parlament como diputado en 2003 y 2006. En 2011 se afilió al PSC. Sin embargo, Comín, convencido federalista favorable al derecho a decidir, se fue distanciando del PSC y en 2014 se dio de baja del partido por desavenencias con la cúpula sobre la postura soberanista. Comenzó entonces a dejarse querer por ERC y Oriol Junqueras, que incluso le ofreció concurrir con los republicanos a las elecciones europeas. Comín desechó la primera oferta pero sucumbió a la segunda propuesta de Junqueras, cuando lo invitó a dirigir el Departamento de Salud. En año y medio, el exsocialista deshizo las medidas convergentes más controvertidas y se autoproclamó el autor de “la mayor desprivatización del sistema sanitario” al apartar de la red sanitaria pública a un hospital con ánimo de lucro.

 

DOLORS BASSA

Oriol Junqueras eligió a una sindicalista de UGT de marcado perfil independentista para ocupar la cartera de Trabajo y Asuntos Sociales. Dolors Bassa (Torroella de Montgrí, 1959) compaginó la secretaría general del sindicato en Girona con una concejalía en su municipio. Sin embargo, renunció al cargo en la organización para presentarse como número seis por Junts pel Sí por esa provincia en las elecciones de 2015. Casada, con dos hijos y una nieta, Bassa antes había sido profesora de EGB y lengua catalana. Al frente de la consejería, fue la encargada de sacar adelante la Renta Garantizada de Ciudadanía y de la reforma del Servicio de Ocupación de Cataluña. De carácter afable, Bassa no ha sido ajena a algunas polémicas. Como cuando, tras la muerte de Fidel Castro, la exconsejera se deshizo en elogios hacia el dictador. “¡Cuba, hasta la victoria siempre!”, dijo a través de su cuenta de Twitter. A pesar de las críticas generadas, la extitular de Empleo nunca dio importancia a esa polémica. Bassa también logró irritar a la oposición parlamentaria cuando, ante las críticas por la durísima problemática de los menores tutelados que inhalaban cola en Barcelona, se quitó responsabilidades de encima diciendo que esos afectados procedían de otras comunidades y, en concreto, acusó a la Junta de Andalucía de “mirar hacia otro lado”.

 

MERITXELL SERRET

Cuando fue nombrada consejera de Agricultura, era una desconocida en el panorama político catalán. Nacida en Vallfogona de Balaguer (Lleida) en 1975, Serret fue la primera mujer en ocupar esa cartera, tradicionalmente reservada para políticos procedentes leridanos. En su elección pesaron sobre todo dos factores: su vinculación con el campo y con el independentismo. Licenciadas en Ciencias Políticas y de la Administración por la Universidad Autónoma de Barcelona y con un posgrado de Dirección General de Empresas, Serret fue coordinadora de la Fundació del Món Rural y posteriormente dirigió el Centro de Promoción de la Carne de Ternera de Cataluña. Durante nueve años, además, trabajó en el sindicato Unió de Pagesos desempeñando varias labores como la de formación técnica. El perfil técnico de Serret, sin embargo, no fue el único motivo que llevó a Esquerra Republicana a proponerla como consejera para el gabinete del expresidente Carles Puigdemont. La hasta el viernes titular de Agricultura había estado en el secretariado permanente de la Asamblea Nacional Catalana, donde coincidió con su pareja, el diputado de Junts pel Sí en la pasada legislatura Ferran Civit. De perfil bajo y ajena a toda polémica durante el ejercicio de su cargo, Serret también fue concejal independiente, aunque integrada en las listas de Esquerra Republicana, de Vallfogona de Balaguer.

 

MERITXELL BORRÀS

Convencida convergente con carnet de partido, Meritxell Borràs (L’Hospitalet, 1964), la exconsejera de Gobernación ha sido diputada en el Parlament durante seis legislaturas, desde 1995. Licenciada en Farmacia, es hija del histórico dirigente de Convergència y uno de los fundadores del partido Jacint Borràs, fallecido recientemente. Está separada y tiene dos hijos. Su ferviente militancia al partido la llevó en 1981 a ser presidente y fundadora de la Juventud Nacionalista de Cataluña en L’Hospitalet, municipio donde forjó su carrera política haciendo oposición a la alcaldesa socialista, Núria Marín. Como diputada, ha participado en cerca de una decena de comisiones parlamentarias, entre ellas, la de Salud o la de presupuestos. La que más resonancia tuvo, no obstante, fue la comisión de investigación del caso Pujol, en la que tuvo que interpelar al president por el origen de su herencia familiar y la vinculación con una supuesta financiación ilegal de su partido. En junio de 2015, cuando Unió Democrática de Catalunya rompió la histórica coalición con Convergència, Borràs asumió la cartera de Gobernación y Relaciones Institucionales, hasta entonces en manos de la diputada de Unió Joana Ortega. Repitió en el último gobierno de Carles Puigdemont como consejera de Gobernación, Administraciones Públicas y Vivienda de la Generalidad de Cataluña, donde le ha tocado lidiar con las demandas de los funcionarios que, ante el referéndum del 1 de octubre, exigían una seguridad jurídica que el Govern no llegaba a garantizar con claridad.

Fuente: elpais.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *