MUY FUERTE: CASO BAR ESPAÑA, la red de pederastas con gente muy importante de este país.

Add to Flipboard Magazine.

¿Os acordáis de las niñas de Alcasser? Pues la trama de pederastia que se desarrolló en Castellón a mediados de los 90 tiene mucho que ver, y comienza a trascender a alguno de los medios de comunicación más importantes de nuestro país.

Han sido muchos los medios a los que se han remitido los dosieres con la información pormenorizada relativa a este presunto caso de pederastia bautizado con el nombre de “Caso Bar España”. Igual que a lo largo de los últimos 20 años, casi todos ellos han vuelto la cara para el otro lado. Sus motivos tendrán para mostrarse receptivos a investigar el asunto, y pasar, unas horas después, a denegar la petición con un tajante ¡no! que deja volar la imaginación hacia el lado menos benevolente del raciocinio.

Por miedo, quizás. Temor a perder un trabajo o a minar popularidades profesionales; es lícito. Pero hay que aprender que lo único a lo que se debe tener pavor es a la conciencia. Miedo a no cumplir la obligación moral inherente al ser humano, temeroso, de atender y proteger al débil, aún a riesgo de perder minucias.

 

En un nuevo intento de captar la atención de quien corresponda, Reinaldo Colas Navarro, padre de alguno de aquellos 80 niños que fueron presuntamente violados con premeditación y alevosía en el Bar España de Benicarló, inició el lunes 12 de diciembre una ronda de salidas que comenzará a las 11 horas en la Plaza Nules ante la Vicepresidencia de la Generalitat Valenciana: Una esperanza para las víctimas: Mónica Oltra, Vicepresidenta, Consejera de Igualdad y Políticas Inclusivas y Portavoz de la Generalidad Valenciana.

«Las víctimas se reúnen para ser escuchadas. Padres y madres vienen desde Vinarós y Benicarló para contar a los valencianos el abandono y la sordera institucional ante los hechos que sufrieron», declara Figueres.

La familia Calvo de Haro está rota desde aquellos años. El tiempo no ha funcionado como bálsamo para ninguno de sus cinco miembros, que no son capaces de calmar sus recuerdos. Y le ha pasado factura, porque más allá de las secuelas físicas está la mente. Tal fue el grado de maltrato que, años después, uno de los hijos «decía a su madre que no salía a la calle porque no quería violar a ninguna chica», reproduciendo los mismos patrones que él había sufrido años atrás.

Tres hijos que por los años 90 contaban con tres, cinco y seis años. Tres niños pequeños que fueron arrancados de la infancia día tras día: «Les decían que iban a ver una película. Los llevaban desde la Residencia Baix Maestrat de Vinaroz hasta el Bar España en una furgoneta verde. En la habitación número 12 habían colocado sillas como si fuese la sala de un cine, pero proyectaban películas porno para que los niños las viesen mientras les ofrecían diversas drogas, entre ellas pastillas relajantes y cocaína». ¿Qué sentirían esos niños al volver al lugar que debería ser su casa?

Que las supuestas vejaciones a las que podrían haber sido sometidos algunos de esos niños contasen con el beneplácito de uno de sus progenitores convierte el caso Bar España en una catástrofe moral y humana que no tiene fin desde hace 20 años. Porque a las infamias físicas se une la impotencia de ver cómo el tiempo pasa y la cosa no cambia.

 

Fuente: https://lascloacasdelsistema.wordpress.com/2017/07/28/caso-bar-espana-violaban-a-los-ninos-hasta-rebentarlos/

 

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *