“Si Messi no tiene que hablar catalán por qué yo sí para ser médico en Ibiza”

Add to Flipboard Magazine.

Dos médicos y una enfermera explican por qué abandonarán la isla si se les exige un título de catalán

“Los pacientes nos dicen que no son ellos, que son los políticos, y que por favor no les abandonemos”, dice el doctor Cruz

“Da igual que seas una eminencia como médico, sin catalán estás fuera”

La isla de Ibiza está a punto de quedarse sin su única neuropediatra. Ileana Antón, quien ocupa esta plaza como interina, está a punto de hacer las maletas. En breve habrá oposiciones pero ella no puede presentarse. No sabe catalán y, además, ha decidido no aprenderlo.

Hace solo tres semanas que la Mesa Sectorial de Sanidad aprobó el decreto por el que se exige el conocimiento del catalán para poder trabajar en el sistema sanitario balear. Aunque 75% de la parte sindical votó en contra, pudo salir adelante gracias a un único voto a favor, el de la Administración, gobernada por la socialista Francina Armengol y los ecosoberanistas de MÉS, con el apoyo de Podemos.

«No estoy en contra del catalán, estoy en contra de que sea un requisito para conseguir una plaza, va en contra de mis principios que se me valore porque hablo un idioma y no tenga tanto valor mi currículum», explica la neuropediatra.

Antón es de Rosario (Argentina), «como Messi», apunta. Tiene 46 años. Quince en la profesión. Acaba de tener gemelos y van a una guardería pública en la que la lengua vehicular es el catalán. «Y me parece muy bien», aclara. De hecho ella misma fue a clase de catalán nada más llegar a la isla solo porque le gustaba. Recuerda que cuando opositó para interina el catalán era solo un mérito, aunque por un nivel alto en ese idioma te daban casi tantos puntos como por un doctorado. «Como mérito estaba desequilibrado, pero ponerlo como requisito me parece de un nivel de ignorancia suprema. Los que están gestionando la sanidad pública lo están haciendo desde su ideología y no pensando en si el servicio es de calidad para los pacientes», explica.

Su jefe, Bartolomé Boned, es ibicenco, y piensa lo mismo. Desde que es jefe nunca ha podido elegir a sus pediatras porque nadie quiere venir a trabajar a Ibiza, con o sin catalán. Ahora, «va a ser todavía más difícil porque estamos creando un problema donde no lo había», y aunque se saquen el título «no lo van a hablar» porque no es una demanda de los pacientes. Solo cinco de las 7.000 quejas recibidas por la sanidad pública balear fueron porque el profesional no sabía hablar catalán.

«El idioma de un médico son los signos y los síntomas de las enfermedades», cree Ileana, y añade un ejemplo: «Si el Barça no se plantea que Messi hable catalán para jugar al fútbol, no sé por qué yo sí para ser médico en Ibiza».

Antón tiene claro que prefiere abandonar la isla que ponerse a estudiar un idioma: «Lo más fácil sería estudiar y tragar, pero he decidido que no. Me planto. Ya es una cuestión de convicciones». Y saca a la luz otro problema, los que decidan pasar meses o incluso años estudiando para sacarse el título B2 que exige la sanidad pública deberán hacerlo sacrificando tiempo de formarse en su profesión. De hecho, muchos ya lo están haciendo. «Estos políticos no tienen ni idea de las consecuencias de sus decisiones», concluye.

Enrique Cruz trabaja en el servicio de Urgencias del Hospital de Can Misses. La zona cero de la precariedad laboral de la sanidad pública balear junto con Radiología y Anestesia, donde no se encuentran profesionales que quieran venir a Ibiza.

En los últimos siete meses 18 médicos de Urgencias han abandonado la isla. En estos momentos hay ocho plazas pendientes de cubrir y pocas esperanzas de hacerlo. La mayoría de los 21 profesionales que trabajan en este servicio lo hacen con un contrato temporal renovable anualmente. A finales de noviembre salieron plazas para obtener la interinidad. Se presentaron once. Todos fueron rechazados. Ninguno sabía catalán.

De hecho, de los 21 profesionales, ninguno es balear, y solo dos pueden acreditar el nivel de catalán exigido por la Administración. El sábado por la tarde varios pacientes presentaron quejas por esperas de hasta cinco horas en este servicio. Antón no se sorprende: «Muchas veces son hasta ocho, no somos gente, la situación es crítica, dramática».

Cruz es de Málaga. Tiene 31 años. Lleva seis como médicos y todavía no sabe cómo llegó a Ibiza hace 18 meses. «Tenía dudas por lo del catalán, pero la coordinadora me dijo que no era requisito, y que no iba a haber problemas», apunta. ¿Y ahora? «Ahora de seguir así me planteo marcharme», dice.

Su jefa, María Ángeles Leciñena, fue consellera de Interior en el último Gobierno socialista de Francesc Antich, y reconoce que el catalán «es un hándicap para que la gente se presente».

Cruz fue uno de esos médicos que acabó durmiendo en el hospital abandonado, el viejo Can Misses, donde el Govern balear improvisó habitaciones para los médicos que no tenían vivienda, principal problema de cualquier trabajador que quiera venir a vivir a la isla. De hecho, cuando Cruz se metió en una de esas habitaciones durante diez días todavía estaban sin acondicionar. «No tenía ni agua caliente», recuerda.

Ahora paga 1.200 euros de alquiler por un piso mucho más pequeño que el que se compró en Málaga, por el que paga una hipoteca de 300 euros. «He tenido mucha suerte, hay muchos compañeros que comparten piso», explica. Además ha podido traerse a su mujer y a su hijo, que estudia en catalán en un centro público de la isla, es decir, con el castellano al mismo nivel que una lengua extranjera. «Lo que demuestra que no es que esté en contra del catalán», aclara.

Mientras las largas esperas por falta de profesionales es el día a día en Urgencias de Ibiza, nadie habla del catalán. «Al contrario», explica Cruz: «El otro día unos pacientes mayores, ibicencos, nos emocionaron porque nos dijeron que no era cosa de ellos, que eran los políticos, y que por favor no les abandonáramos».

Pero todo parece indicar que al final así será. Hace cinco años no había mucha oferta laboral, recuerda Cruz, pero ahora la cosa ha cambiado: «Si me llega alguna que me interesa, que las hay, me marcho, pero de verdad que me da miedo por los pacientes como nos marchemos muchos, porque si alguno ya estaba cabreado por la falta de personal se va a terminar de cabrear por el catalán. Si yo fuera de Ibiza estaría preocupado».

El médico de urgencias también se plantea, como Antón, el tiempo que muchos profesionales que quieran quedarse en la isla van a dedicar al catalán «en lugar de a seguir dedicándoselo a la formación médica».

Tras ser expulsados todos los candidatos de la prueba de interinidad para el servicio de Urgencias, por no haber podido acreditar el catalán, la Sanidad balear, por la situación de precariedad de este servicio, ha decidido dejar que se presenten, pero ahora son los profesionales los que no lo tienen tan claro. «Si me la otorgan quizá la rechace porque no quiero estar señalado porque no había otra persona con catalán para ocupar mi puesto», explica Cruz, que como muchos otros compañeros, no siente que la administración les esté valorando como médicos.

Es misma visión, aunque desde el lado contrario, que explicaba el jefe de Pedriatría: «Un profesional menos cualificado que otro puede conseguir la plaza solo por saber catalán».

Desiré Mañana es de Sevilla. Tiene 33 años. Doce en Ibiza, donde trabaja como enfermera del 061 en el centro de Salud de San Antonio, al oeste de la isla. Tiene incluso un título de nivel básico de catalán, el A2, que se sacó porque «como mérito al hacer la oposición daban bastantes puntos». No piensa estudiar más. Si le exigen el B2 se marchará. Su discurso suena al de Enrique Cruz, y al de Ileana Antón: «Si me dicen que soy más o menos enfermera por un título de catalán por ahí no paso».

A Desiré se le juntan otros problemas. Su familia está lejos y la propietaria del piso va a subirle el alquiler. Otra vez. «Todo va sumando, pero lo del catalán es la gota que ha colmado el vaso, no pienso estudiarlo, prefiero irme a mi casa, venía para mejorar mi situación profesional y personal, pero si empeora…», concluye.

Los testimonios se repiten por los pasillos de Can Misses. Se hacen corrillos. En sus mails aparecen más que nunca ofertas de trabajo. Paco Cuesta, el coordinador de Radiología, es un hombre desesperado. Son cuatro trabajando. Una quinta está de baja de maternidad, pero para que funcione el servicio hacen falta diez personas. Las plazas están ahí pero nadie quiere venir. Para colmo dos de sus trabajadores podrían marcharse por el tema del catalán.

«Este servicio siempre va a estar en crisis, no hay paro en toda España y nadie quiere venir a Ibiza, porque está lo de la vivienda. Además es casi imposible retener a alguien, al que te dedicas muchas veces a formar, y ahora vienen con lo del catalán», se lamenta.

Recuerda que sin su servicio el hospital está paralizado, ya que de su trabajo dependen la mayoría de las operaciones quirúrgicas. No dan abasto ni siquiera para aprender a usar los aparatos nuevos. No es que necesitemos ser diez, es que en verano deberíamos ser quince, «y ahora nos vienen con otro idioma, ¡pero vamos, hombre!», se desespera.

«En 17 años de profesión ni un solo paciente me ha sacado lo del catalán, y mucho menos los payeses, que llevan toda la vida recibiendo gente de todo el mundo en esta isla, y dicen que nos integremos, pero integrarnos con quién, con los políticos de Palma o con la población de Ibiza», se pregunta.

 

Fuente: www.elmundo.es

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *