LOS PACIFISTAS…El Gobierno frena la compra de 500 granadas “de guerra” por parte de la Generalitat

Add to Flipboard Magazine.

La compañía alertó a Madrid del pedido y entró en escena la Intervención Central de Armas, que emitió un informe: ese material está clasificado como arma de guerra.

El Gobierno catalán intentó comprar varios centenares de granadas (entre 300 y 500, según las fuentes) el pasado mes de febrero a la empresa alemana Rheinmetall, en una operación fallida porque esta avisó al Gobierno central antes de realizar la venta. Se trata de las Offensive Hand Grenade 86 (Offhgr86), una granada aturdidora que desprende un intenso fogonazo de luz y que es catalogada como arma de guerra. “Aturde completamente. Pero además lleva 16 gramos de un explosivo derivado de TNT y la explosión puede desprender esquirlas de la carcasa que pueden hacer mucho daño”, explica a El Confidencial un experto en la materia.

El Gobierno catalán intentó comprar varios centenares de granadas (entre 300 y 500, según las fuentes) el pasado mes de febrero a la empresa alemana Rheinmetall, en una operación fallida porque esta avisó al Gobierno central antes de realizar la venta. Se trata de las Offensive Hand Grenade 86 (Offhgr86), una granada aturdidora que desprende un intenso fogonazo de luz y que es catalogada como arma de guerra. “Aturde completamente. Pero además lleva 16 gramos de un explosivo derivado de TNT y la explosión puede desprender esquirlas de la carcasa que pueden hacer mucho daño”, explica a El Confidencial un experto en la materia.

Hand Grenade 86. (Rheinmetall)
Hand Grenade 86. (Rheinmetall)

Según ha podido conocer este diario, la compañía germana dio la alerta al Gobierno central de que la Generalitat había realizado un pedido de granadas. Ello hizo que entrase en escena la Intervención Central de Armas, que emitió un informe diciendo que ese material está clasificado como arma de guerra y, por tanto, no es competencia suya, por lo que derivó el tema a la Comisión Interministerial de Material de Armas de Doble Uso (Cimae). Finalmente, el Gobierno ha concedido el permiso para que los Mossos compren 500 granadas aturdidoras, pero con un componente explosivo inferior al de las que el Govern quiso comprar a la compañía alemana y, por tanto, con riesgos de estragos mucho menores. Con esas particularidades, además, ya no estarían consideradas armas de guerra.

La Intervención Central de Armas emitió un informe diciendo que ese material está clasificado como arma de guerra y derivó el tema al Cimae

Foto: Mossos d'Esquadra.

“Otros cuerpos policiales no compran este material por peligroso. Es una barbaridad hacer un pedido así”, subrayan las fuentes consultadas. Además, los especialistas de cuerpos policiales no lo recomiendan. Por si fuera poco, uno de los cuerpos policiales a nivel nacional intentó comprar una partida de estas granadas el año pasado y le fue denegado el permiso. Rheinmetall es la principal empresa alemana en fabricación de armas. Bajo su licencia, se fabricó tradicionalmente la ametralladora MG3 en España (una modificación de la MG42 de la Segunda Guerra Mundial), del calibre 7,62. También prestó a los técnicos para que en la fábrica que Santa Bárbara tenía en Sevilla (y que fue vendida a la norteamericana General Dynamics) se construyesen los carros de combate Leopard, en una extraña simbiosis de tecnología alemana desarrollándose en una factoría estadounidense.

40.000 cartuchos y nuevas armas

Lo que sí compró el Gobierno catalán recientemente, en cambio, fueron 40.000 cartuchos para los fusiles de sus agentes. Esta munición fue adquirida a la empresa noruega Nammo, que compró la fábrica de Santa Bárbara en Palencia. Lo curioso del caso es que eran los propios Mossos d’Esquadra los que querían realizar el traslado desde la factoría palentina hasta Barcelona. Pero no contaban con que, para ello, debían abandonar la comunidad autónoma en la que tienen las competencias y atravesar otras comunidades. Y, en ese caso, no es posible que lleven armas sin un permiso expreso del Gobierno español.

Tras un tira y afloja, el transporte se realizó como se ha hecho siempre: la Generalitat tuvo que contratar a una compañía especializada en este tipo de transporte de armas y explosivos, pero sus agentes no salieron del territorio de la comunidad autónoma.

Los Mossos también se hicieron recientemente con 200 pistolas HK USP (acrónimo de Heckler & Bloch Universelle Selbstladepistole) de nueve milímetros parabellum, una semiautomática también de fabricación alemana con la que patrullan los agentes autonómicos. El precio de cada una de estas armas se sitúa en alrededor de 600 euros.

Otra partida de 22 fusiles FNScar para el Grupo Especial de Intervención (GEI) fue comprada hace escasas semanas

Asimismo, la policía autonómica catalana ha recibido 50 fusiles de asalto HKG36 de 5,56 milímetros, también fabricados por Heckler & Bloch. Este fusil es el que utilizan las Unidades de Intervención Policial del Cuerpo Nacional de Policía y es el arma que desbancó al famoso Cetme español. Ahora, se equipará con él a la Brigada Móvil (Brimo) de los Mossos d’Esquadra, a las Áreas Regionales de Recursos Operativos (Arro), que son las divisiones que apoyan con efectivos a las comisarías que lo necesiten y que se encargan de la protección del medio ambiente, y a la Escuela de Policía de Mollet del Vallès.

Por último, otra partida de 22 fusiles FNScar para el Grupo Especial de Intervención (GEI) fue comprada hace escasas semanas. Se trata de un arma fabricada por Fabrique Nationale (FN), de Herstal, en Estados Unidos. El acrónimo Scar corresponde a Special Forces Combat Assault Rifle (fusil de asalto para combate de las fuerzas especiales). FN tiene dos versiones de este fusil: una del calibre 7,62 milímetros y otra versión ligera de calibre 5,56 mm, que es la que ha comprado el Gobierno catalán.

 

Según ha podido conocer este diario, la compañía germana dio la alerta al Gobierno central de que la Generalitat había realizado un pedido de granadas. Ello hizo que entrase en escena la Intervención Central de Armas, que emitió un informe diciendo que ese material está clasificado como arma de guerra y, por tanto, no es competencia suya, por lo que derivó el tema a la Comisión Interministerial de Material de Armas de Doble Uso (Cimae). Finalmente, el Gobierno ha concedido el permiso para que los Mossos compren 500 granadas aturdidoras, pero con un componente explosivo inferior al de las que el Govern quiso comprar a la compañía alemana y, por tanto, con riesgos de estragos mucho menores. Con esas particularidades, además, ya no estarían consideradas armas de guerra.

La Intervención Central de Armas emitió un informe diciendo que ese material está clasificado como arma de guerra y derivó el tema al Cimae

“Otros cuerpos policiales no compran este material por peligroso. Es una barbaridad hacer un pedido así”, subrayan las fuentes consultadas. Además, los especialistas de cuerpos policiales no lo recomiendan. Por si fuera poco, uno de los cuerpos policiales a nivel nacional intentó comprar una partida de estas granadas el año pasado y le fue denegado el permiso. Rheinmetall es la principal empresa alemana en fabricación de armas. Bajo su licencia, se fabricó tradicionalmente la ametralladora MG3 en España (una modificación de la MG42 de la Segunda Guerra Mundial), del calibre 7,62. También prestó a los técnicos para que en la fábrica que Santa Bárbara tenía en Sevilla (y que fue vendida a la norteamericana General Dynamics) se construyesen los carros de combate Leopard, en una extraña simbiosis de tecnología alemana desarrollándose en una factoría estadounidense.

40.000 cartuchos y nuevas armas

Lo que sí compró el Gobierno catalán recientemente, en cambio, fueron 40.000 cartuchos para los fusiles de sus agentes. Esta munición fue adquirida a la empresa noruega Nammo, que compró la fábrica de Santa Bárbara en Palencia. Lo curioso del caso es que eran los propios Mossos d’Esquadra los que querían realizar el traslado desde la factoría palentina hasta Barcelona. Pero no contaban con que, para ello, debían abandonar la comunidad autónoma en la que tienen las competencias y atravesar otras comunidades. Y, en ese caso, no es posible que lleven armas sin un permiso expreso del Gobierno español.

Tras un tira y afloja, el transporte se realizó como se ha hecho siempre: la Generalitat tuvo que contratar a una compañía especializada en este tipo de transporte de armas y explosivos, pero sus agentes no salieron del territorio de la comunidad autónoma.

Los Mossos también se hicieron recientemente con 200 pistolas HK USP (acrónimo de Heckler & Bloch Universelle Selbstladepistole) de nueve milímetros parabellum, una semiautomática también de fabricación alemana con la que patrullan los agentes autonómicos. El precio de cada una de estas armas se sitúa en alrededor de 600 euros.

Otra partida de 22 fusiles FNScar para el Grupo Especial de Intervención (GEI) fue comprada hace escasas semanas

Asimismo, la policía autonómica catalana ha recibido 50 fusiles de asalto HKG36 de 5,56 milímetros, también fabricados por Heckler & Bloch. Este fusil es el que utilizan las Unidades de Intervención Policial del Cuerpo Nacional de Policía y es el arma que desbancó al famoso Cetme español. Ahora, se equipará con él a la Brigada Móvil (Brimo) de los Mossos d’Esquadra, a las Áreas Regionales de Recursos Operativos (Arro), que son las divisiones que apoyan con efectivos a las comisarías que lo necesiten y que se encargan de la protección del medio ambiente, y a la Escuela de Policía de Mollet del Vallès.

Por último, otra partida de 22 fusiles FNScar para el Grupo Especial de Intervención (GEI) fue comprada hace escasas semanas. Se trata de un arma fabricada por Fabrique Nationale (FN), de Herstal, en Estados Unidos. El acrónimo Scar corresponde a Special Forces Combat Assault Rifle (fusil de asalto para combate de las fuerzas especiales). FN tiene dos versiones de este fusil: una del calibre 7,62 milímetros y otra versión ligera de calibre 5,56 mm, que es la que ha comprado el Gobierno catalán.

Fuente: https://www.elconfidencial.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *