Las terribles palabras de “El Chicle” sobre como mató a Diana Quer

Add to Flipboard Magazine.

En una primera declaración, Abuín Gey dijo que había tirado el cuerpo de la joven a la ría tras atropellarla accidentalmente con el coche.

Sucesos Diana Quer Guardia Civil

Alejandro Requeijo Daniel Montero

José Enrique Abuín Gey, conocido como El Chicle, confesó ante los investigadores de la Guardia Civil que maniató y estranguló a Diana Quer antes de deshacerse de su cuerpo sin vida en una nave industrial de Rianxo hasta donde ha guiado a los agentes este mismo domingo, informan a EL ESPAÑOL fuentes del caso. En esas mismas explicaciones, el detenido niega haberla violado.

Detenido el pasado viernes en Taragoña, al segundo día “derrotó”. Este es el término que emplean las fuerzas de seguridad cuando quieren decir que un detenido confiesa los hechos por los que se les investiga. Y en este caso se le acusaba de la desaparición de la joven madrileña el 22 de agosto de 2016.
Casi 500 días después, José Enrique Abuín reconoció que esa noche se topó con la chica que veraneaba en el municipio de A Pobra do Caramiñal (a cinco minutos de Taragoña). Pero El Chicle necesitó varias declaraciones hasta contarle a la Guardia Civil lo que pasó realmente porque primero quiso hacer pasar los hechos por un accidente fortuito de tráfico.
Diana volvía sola a casa

Según declaró inicialmente, él iba conduciendo con su coche y, sin querer, atropelló a Diana Quer. Desde el primer momento de la investigación se sabía que la joven había decidido volver a su casa sola esa noche andando los dos kilómetros que separan el recinto ferial de A Pobra (de fiestas patronales esos días) y la casa en la que veraneaba con su madre y su hermana. Según la primera versión del detenido, ese fue el momento del fatal incidente.

Abuín Gey añadió ante los agentes que, acto seguido, nervioso y sin saber qué hacer por el miedo, tiró el cuerpo de la chica a la ría donde hace meses apareció su teléfono móvil. Pero estas explicaciones no convencieron a los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil ni a los agentes de la Comandancia de A Coruña.

La ría ya había sido peinada en multitud de ocasiones sin resultados. Con esta versión, quedaba a salvo de la acusación por asesinato, todo quedaba en un suceso de tráfico sin posibilidad de acreditarlo al no aparecer el cadáver, avocando a las autoridades a un sin fin de nuevas búsquedas inútiles. Los encargados del caso sospechaban que el detenido no decía la verdad.
Sin coartada

El Chicle había tenido tiempo de sobra para preparar una versión atendiendo a la numerosa información que los medios de comunicación han ido publicando desde la desaparición de Diana Quer. Había podido pensar una salida si, como así sucedió, su entorno familiar le dejaba solo en su coartada de que ese 22 de agosto había estado con ellos. En esa coartada participaron inicialmente su mujer y otros familiares.

Por ello también fue detenida el viernes la esposa de El Chicle, Rosario Rodríguez. No obstante, este sábado la mujer quedó en libertad después de cambiar su versión, reconoció ante los agentes que ya no tenía tan claro lo que pasó ese día. Sin coartada, acorralado tras dos días de arresto y ante las preguntas de los investigadores, El Chicle se vino abajo y contó una versión que encaja más en las sospechas policiales.

Este sábado por la tarde, en las dependencias de la Guardia Civil y asistido por un abogado, relató que introdujo por la fuerza a Diana Quer en su vehículo, pero que la joven se resistía. Al no colaborar optó por maniatarla, pero la chica seguía sin colaborar así que optó por estrangularla hasta matarla. También detalló a los investigadores el lugar en el que había hecho desaparecer su cadáver, una nave industrial en Asados (Rianxo). Aún así, Abuín Gey negó en todo momento haberla violado, un extremo que ahora tratará de acreditar la Guardia Civil.

Fuente:  https://www.elespanol.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *