La Liga denunciará el gesto de Piqué

Add to Flipboard Magazine.

Tebas llevará la celebración del central ante Competición, a diferencia de otros precedentes

El presidente de la Liga, Javier Tebas, anunció anoche que denunciará ante el Comité de Competición la celebración de Gerard Piqué en Cornellà mandando callar al público, un gesto que tiene bastantes precedentes y que no se denunció anteriormente. “¿Falta de respeto? Falta de respeto es que me denuncien a mí por decir Espanyol de Cornellà y no cuando insultan a mi familia, eso es falta de respeto. Era lo mínimo que podía hacer después de todo”, dijo Piqué, que celebró el gol del empate en el derbi dirigiéndose a la grada con el dedo índice en los labios. El gesto tuvo el efecto contrario, aumentaron los abucheos y resurgieron los insultos. El Espanyol se siente ofendido y se ha magnificado una acción que han practicado numerosos futbolistas y que en algunos casos, como el de Raúl González en el Camp Nou, no sólo no fue considerada peyorativa sino elevada a la condición de imagen icónica.

“Silencio, se va un mito”, tituló Marca con motivo de la retirada de Raúl en el 2015. A toda portada, la fotografía del capitán madridista mandando callar al público del Camp Nou después de conseguir el gol del empate (2-2) en el minuto 86 en el clásico disputado en 1999. En aquel momento fue considerado un gesto poco menos que elegante, y si alguien se sintió vejado tuvo que soportarlo en la intimidad. Por supuesto, ni hubo sanción ni el futbolista fue criminalizado. Con aquiescencia, el Telediario definió la celebración como “la tercera imagen del partido”, por detrás de un penalti no señalado a Sergi Barjuan y de la expulsión de Kluivert por protestar.

Diez años después, Iván de la Peña se dirigió a los espectadores del Camp Nou en los mismos términos. Fue en el 2009, fecha de la última victoria del Espanyol como visitante en un derbi, que enfrentó al líder contra el colista, separados por 42 puntos. Contra todo pronóstico, el conjunto blanquiazul se impuso (1-2), con dos tantos de Lo Pelat, en un campo en el que llevaba 27 años sin ganar. Piqué sufrió la derrota en primera persona. Él retrasó a Víctor Valdés la pelota que el portero regaló al jugador blanquiazul para que convirtiera el gol del triunfo. La primera reacción de De la Peña en la celebración consistió en recomendar silencio a un público muy indignado por el arbitraje.

 

Fuente: www.lavanguardia.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *