Indignante: Marc Márquez celebra su victoria sin bandera española.

Add to Flipboard Magazine.

Fue un jarl tan espasmódico, tan breve, que nadie pudo afirmar si era homenaje o salto extraño hasta que apareció en la sala de prensa: allí sí, Marc Márquez se aceptó “fistro pecador” y quedó claro el mensaje. Qué inmensa sería la figura del Chiquito de la Calzada que se acordó de él sobre el podio un joven que apenas tenía un año cuando su ‘boom’. Que Márquez recuerde haber visto algún Genio y figura es imposible, pero lleva años incorporando pasos del cómico en sus bailes. En cada celebración, el equipo pide al piloto que se arranque con la danza en la pista y él recurre a una suerte de carrera en el sitio con ‘jarls’ intercalados. Si quieren verlo, lo encontrarán en su Instagram, junto a los humoristas Dani Rovira y Raúl Gómez. Fue esa dedicatoria al genio el gesto más esporádico de una celebración más bien rutinaria.

Pero hay algo que ha ensuciado ese titulo: la celebración. Mucha gente estaba pendiente antes de la carrera de qué bandera ondearía el piloto cuando se proclamara campeón, si la de España o la de Cataluña.

Finalmente, tal y como dijo hace unos días, Márquez ha decidido no mojarse y ha lucido la del ‘93’, su dorsal. Algo que no ha gustado nada a muchos seguidores que no entienden porqué no ondea la española.

“Marc Márquez es un cobarde” o “no se atreve” o “no tienes respeto por tu país” son algunas muestras del enfado de la gente en las redes. Y es que el piloto ya sabía que luciera la que luciera, le iban a caer palos. Y así ha sido.

Como siempre hubo camisetas conmemorativas. Como siempre hubo un casco dorado. Y como siempre hubo una performance sobre su número de Mundiales conseguidos. Esta vez eran seis, uno en 125cc, otro en 250cc y los cuatro de MotoGP, y, digan, ¿qué se les ocurre? Si el año pasado, en el quinto, apareció una mano gigante en la pista (“Give me five”, fue el eslogan), esta vez tocó un enorme dado. La gracia era lanzarlo sobre un tablero que representaba el campeonato y que mostrara, en efecto, un seis, pero Márquez no estaba muy seguro. “Nunca quiero que me expliquen nada de la celebración antes, quizá es superstición, y cuando he llegado y he visto el dado me ha gustado bastante. Tenía claro que estaría trucado, pero cuando lo he tirado he empezado a dudar y me he ido corriendo detrás para cambiarlo rápido si salía otro número. Si no llega a salir el seis y tengo que girarlo ante todos los fotógrafos los mato”, bromeaba el recién proclamado campeón en referencia a sus dos acompañantes en el festejo: su hermano Álex y su íntimo amigo José Luis Martínez.

Ellos fueron los encargados de prepararlo todos a los 1.000 fans que le esperaban en las tribunas 23, 24, 25 y 26 de Cheste. Allí, cuando Márquez cruzó la meta, llovió el confeti rojo y empezaron a ondear las banderas rojas, hasta que una de ellas acabó clavada en la Honda del piloto. No hubo rectificación de última hora. El jueves, a su llegada al circuito, Márquez advirtió que, en caso de éxito, celebraría con la bandera de su número, el 93, y así fue. Aunque en pleno desafío independentista catalán sus palabras crearon polémica, mantuvo su intención. Como ya hizo en su segundo y tercer título de la categoría reina, en 2014 y 2016, paseó la bandera de su club de fans y no la bandera de España, como indica la tradición, y no hubo más comentarios sobre el gesto.

Fuente: www.elmundo.es

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *