El Gobierno cuenta en Valencia con un destacamento militar de emergencia por si la sedición se desborda.

Add to Flipboard Magazine.

La versión que maneja el Gobierno es que no harán falta más fuerzas que las policiales y de Guardia Civil enviadas a Cataluña para controlar el golpismo separatista. Se trata de la versión real y oficial, confirmada por el Ministerio de Defensa públicamente. Pero esa versión también incorpora otro elemento: que el Gobierno “hará lo que tenga que hacer para que se cumpla ley y actuará siempre con proporcionalidad y cumplimiento exacto de la legalidad”. Y esa legalidad no rechaza la presencia de refuerzos militares en caso de que se desbordase la versión oficial. Las pruebas y testimonios recabados por OKDIARIO avalan que esta segunda opción se ha tenido en consideración.

El Gobierno está obligado a trabajar con todas las hipótesis. Y por ello cuenta en Valencia con una dotación con capacidad de actuación inmediata para el supuesto de que el golpismo catalán fuese mucho más allá de lo que nadie espera. Se trata de la dotación militar de emergencia que se encuentra integrada en la Fuerza de Muy Alta Disponibilidad que opera bajo coordinación de la OTAN en la base Jaime I de Bétera. Una fuerza preparada para desplazamientos de urgencia y que cuenta con los dispositivos necesarios puesto que debe tenerlos para abordar las maniobras multinacionales de la Alianza Atlántica. De esa forma, una simple orden podría movilizar los efectivos necesarios de forma prácticamente instantánea, aclaran las fuentes consultadas. No se trata de una opción, ni previsible, ni deseable, pero, en caso de ser necesaria, la cercanía y formación de este destacamento, le hacen perfectamente compatible con el resto de efectivos de Policía y Guardia Civil ya enviados, aclaran.

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha afirmado recientemente que el Gobierno ha tomado y tomará las medidas necesarias para que la ley se cumpla en Cataluña. Y ha subrayado que “no hay ninguna otra previsión que haga pensar” que vaya a ser necesaria la intervención del Ejército.

La intervención militar, por lo tanto, no entra en los escenarios previsibles. Pero sí, en caso de que se desbordase cualquier posibilidad de control policial, porque, como ha señalado ya el Gobierno “se hará lo que se tenga que hacer para que se cumpla la ley, actuando siempre con proporcionalidad y cumplimiento exacto de la legalidad”. Y es la propia Constitución en su artículo 8 la que recoge que “las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional”.

Pese a ello, lo cierto es que el envío de esfuerzos policiales y de Guardia civil ha sido acorde a la gravedad del desafío golpista.

De hecho, se acaban de enviar otros 800 agentes Una fuerza que se sumaría a los 1.200 policías nacionales ya enviados y a los 869 guardias civiles previamente destinados a Cataluña de forma extraordinaria con el objetivo de contar con casi 3.000 efectivos adicionales especializados en el control de masas ante lo delicado de las próximas fechas.

 

Fuente: okdiario.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *