Muy Fuerte: El gobierno de Rajoy confiesa a la BBC su intención de ceder al chantaje separatista

Add to Flipboard Magazine.

Este miércoles el ministro español de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, concedió una entrevista a la BBC en la que demuestra que los peores pronósticos se están haciendo realidad.

La BBC señala en su noticia que el Gobierno español está considerando cambios constitucionales para permitir a las regiones celebrar referéndums de independencia en el futuro. Dastis no lo reconoce abiertamente, pero el ministro ha retuiteado ese titular de la BBC sin añadir ningún comentario.

Sus palabras dejan lugar a pocas dudas: “Hemos creado una comisión en el parlamento para explorar la posibilidad de modificar la Constitución para poder acomodar mejor las aspiraciones de algunos de los catalanes”.

Como ya os comenté aquí, el año pasado Rajoy apostó por reformar la Constitución, si existía el consenso necesario. Una de las ideas filtradas por Moncloa fue que se cedería todo el IRPF a las Comunidades Autónomas. Es decir, que el Estado español quedaría como un mero florero al servicio de las 17 taifas autonómicas.

Un absoluto disparate que nos traería más desigualdad entre los españoles y que serviría para depositar aún más poder en las manos de la élite política nacionalista

En vez de rectificar los errores cometidos con el modelo autonómico, la idea era darle todavía más competencias a las regiones. Un absoluto disparate que nos traería más desigualdad entre los españoles y que serviría para depositar aún más poder en las manos de la élite política nacionalista.
El Gobierno baraja adaptar la Constitución para satisfacer a los golpistas

El anuncio hecho por Dastis este miércoles es aún peor que lo filtrado el año pasado por el Gobierno. Reformar la Constitución para dar satisfacción a unos golpistas es dar por bueno un golpe de Estado como método para obtener concesiones del Gobierno. Peor aún: es animar a otros a que sigan el mismo camino, cosa que harán a la vista de lo rentable que resulta saltarse la legalidad en España.

¿Para qué tratar de influir de forma legal y pacífica, si el Gobierno hace más caso a quienes violan las leyes, desobedecen las sentencias judiciales, cortan carreteras y bloquean las vías férreas?

Mostrar debilidad ante un chantaje masivo como el que está planteando el separatismo catalán acabará suponiendo, si nada lo remedia, una puñalada a nuestro Estado de Derecho.
El anuncio de Dastis explica la inacción del Gobierno ante la huelga

La peor parte de este nuevo apaño, de esta nueva traición cometida a espaldas de los españoles, se la van a llevar quienes actualmente se ven en la condición de rehenes de la mafia separatista. Los catalanes que se sienten españoles llevan dos meses esperando que su Gobierno actúe con firmeza para restablecer el orden y la ley en su tierra.

Rajoy aplicó el Artículo 155 después de que los golpistas rechazasen con desdén las múltiples e inmerecidas oportunidades que les dio de que volviesen a la legalidad, incluso garantizándoles impunidad de forma abiertamente ilegal.

El mismo día que hizo el anuncio de la aplicación del 155, Rajoy anunció también elecciones catalanas para el 21 de diciembre, es decir, lo más rápido dentro de los plazos que marca la ley. De hecho, se van a celebrar un jueves, algo de lo más atípico.

Queda claro que con esa rápida convocatoria electoral Rajoy se quería quitar este problema de encima cuanto antes, y que nunca tuvo voluntad de afrontarlo

Tras las declaraciones hechas por Dastis, ahora queda claro que con esa rápida convocatoria electoral Rajoy se quería quitar este problema de encima cuanto antes, y que nunca tuvo voluntad de afrontarlo.

Por eso el Gobierno dejó todo en manos de jueces y fiscales durante semanas. Por eso Rajoy fingió no haber escuchado, como lo escuchamos todos, a los separatistas haciendo su declaración de independencia.

Por eso aceptó la condición del PSOE de no intervenir TV3, que ha seguido ejerciendo su papel de órgano de propaganda del nacionalismo, con el dinero de todos. Por eso este miércoles no movió un dedo para impedir que miles de catalanes quedasen atrapados en carreteras y estaciones.

Por eso ha permitido que los Mozos de Escuadra actuasen otra vez como la guardia de choque del separatismo, a pesar de estar teóricamente a las órdenes del ministro Zoido.
No vamos a abandonar a nuestros hermanos de Cataluña

El Gobierno de Rajoy, como lo hicieron anteriores gobiernos, podrá dar la espalda a los catalanes no nacionalistas y ceder al chantaje de los separatistas, una vez más. Mucho me temo que lo hará, pero nos va a tener en frente a muchos españoles que no estamos dispuestos a abandonar a nuestros hermanos de Cataluña.

Como muchos miles de españoles, yo he jurado por mi conciencia y honor “guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”, con lealtad al Rey y comprometiendo mi vida a la defensa de España.

Esa Constitución que juré guardar es muy clara en su Artículo 2: “La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”.

Somos muchos los que tenemos presente que España es una gran Nación gracias al esfuerzo y a los sacrificios de nuestros antepasados. Les estaríamos traicionando si aceptásemos una idea miserable y humillante: que unos políticos tibios y cobardes negocien la unidad de la Patria en la que están enterrados nuestros ancestros.

Estas últimas semanas muchos españoles hemos salido a las calles para rechazar que unos golpistas pretendan arrebatarnos nuestra soberanía nacional y la unidad de nuestra Nación, y con los mismos motivos, si el Gobierno cede al chantaje de los separatistas, volveremos a manifestarnos pero esta vez para denunciar su traición y exigir su dimisión. Porque no merece gobernar España quien está dispuesto a traicionarla.

 

Fuente: www.actuall.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *