Comparte si estas de acuerdo que los presos trabajen para pagar costos de mantener una cárcel. DIFUSIÓN!!!

Add to Flipboard Magazine.

Cada preso cuesta más de 1.500 euros al mes. España tiene uno de los mayores índices de personas entre rejas de la Unión Europea. Esta realidad supone que el gasto sea de los mayores de los estados miembro y se tenga que elaborar una partida elevada para las diferentes prisiones que hay en el territorio español.

A pesar de que las cárceles españolas se van vaciando cada año, los gastos en Instituciones Penitenciarias son muy elevadas. Por sexto año consecutivo, la población reclusa se vuelve a reducir. En el último informe elaborado por Acaip (sindicato de prisiones), se desvela que los encarcelados han disminuido un 5,2%. En términos relativos, se pasó de 23,6 presos por cada 100.000 habitantes a 161,8 en 2009, casi siete veces más, lo que convertía España en el país europeo con la mayor tasa de encarcelamiento (excluyendo a Suiza y Luxemburgo).

El coste de un preso en España es de 21.299 euros. Esta cifra es la que resulta de una sencilla operación. La división de los presupuestos destinados a las Instituciones Penitenciarias entre el número total de reclusos. O lo que es lo mismo, 58,3 euros al día. España es el país que más dinero destina a sus presos. En dicho informe aparece el coste de otros países en Europa y no sobrepasa los 49 euros al día. En España buena parte se marcha a los cuidados farmacéuticos, ya que alcanza los 39 euros por presidiario (19 millones de euros).

Llama poderosamente la atención que en países donde el índice de encarcelados es alto, como Ucrania, cuesten tres euros al día. Países como en Suecia (índice muy bajo), se dispara a los 42. “Esto se debe a la masificación que existe en las cárceles del Este, donde la calidad de las cárceles es muy baja. En España no ocurre esto. Los presos gozan de televisiones en sus habitaciones (si la compran) o de grandes patios para poder distraerse. Se dispara el gasto, sí, pero se suelen evitar muchas confrontaciones entre internos e incluso entre presos y personal”, indican fuentes penitenciarias a ‘Bolsamanía

Precisamente, la buena calidad de las cárceles españolas hace que sean cada vez más los extranjeros que pisen las prisiones de nuestras fronteras. “Es triste decirlo, pero muchos de los encarcelados extranjeros nos cuentan que los centros de aquí son estancias de lujo para ellos comparados con las de su lugar de origen”, puntualizan dichas fuentes. De hecho, cada año hay más. En 2016, se registraban 13.400 reclusos de fuera de España. Marroquíes (3.125), seguido de rumanos (1.594) y de colombianos (1.471) son las nacionalidades que más se repiten en las listas de los funcionarios a la hora de recontar a los encarcelados.

Desde un punto de vista tradicional, la cárcel es el local donde se encierra a los presos. Vista como un servicio público, también es un lugar que genera grandes gastos a la sociedad por culpa de los delitos de unos pocos. Según esta segunda acepción, la privación de libertad, la mayor pérdida imaginable en vida, solo es la consecuencia directa de haber quebrantado la ley. La indirecta consiste en exigir al recluso que contribuya a pagar la prisión. Y eso último es lo que se ha propuesto en Holanda, un proyecto que aún debe pasar por el Congreso y el Senado; en el Senado el Gobierno no tiene mayoría, pero todo apunta a que habrá un acuerdo en este asunto. Así que los presos allí tendrán que pagar con cárcel y por la cárcel.

En Holanda ya está hecha la suma: 16 euros diarios, durante un total de dos años —aunque la pena total de reclusión sea mayor— equivalen a 11.680 euros por interno. El mantenimiento de una celda en Holanda asciende hoy a 240 euros al día, y la nueva suma así obtenida, junto con el abono de costas judiciales y una reparación para las víctimas, supondrá un ahorro de 65 millones de euros anuales al erario público.

No a los salarios para los presos, así de claro lo tiene la sociedad española, que a través de las redes sociales, ha mostrado su rechazo a que los presos de las cárceles españolas se lleven una remuneración por trabajar en las prisiones durante el cumplimiento de sus penas.

A la pregunta si en España debería hacerse lo mismo, los ciudadanos españoles han contestado: “Por supuesto que sí, tendrían que ganarse el día a día y pagar a la sociedad el mal realizado. Pero aquí los políticos se hacen prisiones a medida, sólo les falta salir a pasear el perro, pero para ellos, al resto cárceles rebosadas de aforo”.

“Por supuesto, a limpiar montes , barrancos y ríos que se ganen el pan. Pero en España eso no pasa, en la cárcel les dan de comer gratis y cuando salen a la calle tienen derecho a paro y subsidios y así nos va…”, es otro de los comentarios.

Los presos, pese a que no llegan al mínimo salarial establecido por la ley, si reciben un sueldo a final de mes. En España, hay más de 1.400 presos que superan la barrera de los 400 euros mensuales por trabajar dentro de la prisión.

Además, no hay que olvidar que tras salir de prisión, los presos tienen derecho a paro, casi más ventajas que cualquier ciudadano en libertad.

No más sueldo para los presos:

FIRMA AQUÍ!!!

https://www.change.org/

Fuente: www.bolsamania.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *