Clientes de Zara encuentran mensajes perturbadores en las etiquetas de la ropa

Add to Flipboard Magazine.

Muchas empresas tienen sus plantas de producción en países subdesarrollados para que la mano de obra les sea muy barata. Tienen a los trabajadores en condiciones infrahumanas y con unos sueldos bajísimos a cambio de trabajar como esclavos. El problema es que no ocurre nada para solucionarlo.

En 2014 fueron encontrados algunos mensajes en la ropa de Primark, en los que trabajadores denunciaban las horas extra que les forzaban a cubrir sin ningún tipo de remuneración. Aunque la marca lo negó en todo momento. Según la información de Associated Press, recientemente ha ocurrido un caso similar en Estambul con la cadena Zara, hallaron mensajes inusuales en las etiquetas de las prendas que estaban a punto de adquirir.

El diario francés Libération asegura que se trata de una iniciativa tomada por varios empleados para denunciar las precarias condiciones laborales: “Yo hice el artículo que estás a punto de comprar, pero no me  pagaron por él”.

Esa fue una de las notas dejadas por los trabajadores de Bravo Tekstil, una de las fábricas de contratación externa de la cadena española. Alrededor de 155 empleados que formaban parte del personal que confeccionaba ropa para marcas como Zara, Next y Mango se quedaron sin empleo luego de que, misteriosamente, la fábrica cerrara de la noche a la mañana, tras la desaparición de su propietario en 2016.

 

 En un principio, el grupo Inditex, propietario de Zara, prometió tomar medidas al respecto y crear un fondo de ayuda, pero finalmente no se concretó nada. En septiembre de 2017, exempleados de Bravo Tekstil hicieron una petición en el sitio Change.org, para reclamar sus derechos.

La revista Fast Company asegura que las notas fueron cosidas a las etiquetas cuando la ropa ya estaba en las tiendas, y que se trata de empleados turcos insatisfechos.

Inditex ha cumplido todas su obligaciones contractuales con Bravo Tekstil. Al igual que otras grandes marcas internacionales, Zara ha firmado un acuerdo restrictivo que garantiza las condiciones laborales de los empleados de sus subcontratistas.

Esta fue la declaración del presidente del sindicato Disk Tekstil, Asalettin Arslanoglu: En Europa esgrimen este acuerdo y proclaman que son una empresa responsable. Pero aquí los pequeños jefes se ven desbordados por los pedidos de estos enormes grupos que exigen cada vez más productos de calidad a bajo costo. Esto, naturalmente, repercute en los empleados y en sus condiciones laborales.

Turquía, con el impulso de tener un acceso sin aranceles a la Unión Europea, fue en 2016 el tercer principal proveedor de ropa del Viejo Continente, con 9 mil 500 millones de euros en prendas importadas.

Fuente: www.okchicas.com

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *