El cierre de las “Embajadas Catalanas” ahorra más de 35 millones de euros a los Catalanes.

Add to Flipboard Magazine.

El Cierre de las Embajadas Catalanas ahorra más de 35 millones de euros a los Catalanes.

La Generalitat de Cataluña dispone ahora de siete embajadas en funcionamiento y otras diez en proyecto. Su presupuesto consume ya 18 millones de euros, con 78 personas contratadas (54 de alta dirección) pero se preveía incrementarlo hasta 35 millones. Las opciones internacionales del Ejecutivo catalán abarcan también oficinas de representación del instituto de enseñanza y promoción del catalán Ramon Llull (dos millones de presupuesto); seis sedes compartidas del Instituto Catalán de Empresas Culturales (1,7 millones) y siete oficinas de la Agencia Catalana de Turismo (6,4 millones), según ha recopilado el Tribunal de Cuentas. En total unas 25 dependencias.

El departamento capitaneado por Raül Romeva, autoproclamado ministro en Bruselas, dedicaba más de 35 millones anuales a estas delegaciones, que daban trabajo a casi 80 personas enchufadas, 54 de alto rango. Su labor era defender el separatismo.

Además de las “embajadas”, Puigdemont destina 2,3 millones cada año a Diplocat, entidad confeccionada para promover contactos de alto nivel en el exterior.

Personajes como Ernest Benach lo reconocen, si se acuerdan de los “pobrecitos” enchufados, con sueldos astronómicos, que se quedan sin trabajo, cuando son escogidos a dedo por ser los más radicales separatistas, como la hermana del señor Guardiola.

El señor Benach, no piensa en la de puestos de trabajo que se podía haber creado con esos más de 35 millores de euros, que han volado literalmente.
Otro personaje Anglada Martí, dice cosas como “el Rey llamó a Volkswagen para pedirle que se fuera de Catalunya”… sus comentarios lo califican.

¿Donde habríamos llegado sin el 155?

Bajo la máxima general establecida para la imposición del artículo 155 de recuperar la normalidad institucional, económica y la imagen de España en el mundo, el Gobierno mantiene que esas estructuras catalanas deben cambiar su sentido. El problema vuelve a estar en cómo llevar a cabo el restablecimiento de unas funciones que ahora se duplicaban en numerosas ocasiones con las de las embajadas de España. En el Ministerio de Asuntos Exteriores barajan dos alternativas: la más drástica e improbable sería cerrar toda esa estructura paralela y la más viable usar los servicios más aprovechables como se hace ya con otras autonomías.

La lista de los Gobiernos autónomos con departamentos propios de promoción en el extranjero incluye a Euskadi (con siete delegaciones y un gasto de unos 20 millones); Galicia (tres y 15 millones); Canarias (otras tres y 7,4 millones); una oficina en marcha el Principado de Asturias (5,8); otra en Extremadura (4,2); Andalucía (3,9); Comunidad Valenciana (2,9); Castilla-León (2,8); Madrid (1,8) y Murcia (1,6).

 

Fuente: www.eltitular.es

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *