Alerta el virus “boca, mano, pie” es MUY CONTAGIOSO ¿Cuáles son los síntomas para detectarlo a tiempo?

Add to Flipboard Magazine.

Si tenéis hijos pequeños seguramente habréis oído hablar del famoso virus que hay ahora llamado “boca, mano, pie”. Esta enfermedad la transmiten varios virus, es muy contagiosa y causa heridas y llagas muy dolorosas para los pequeños de la casa. Al contrario que otros virus, se suele transmitir en otoño y primavera, de manera muy rápida. ¿Quieres saber cómo detectar los síntomas? Pues a continuación te lo explicamos.


El ‘virus boca, mano, pies’ (HFMD, por sus siglas en inglés) es un virus que causa fiebre, llagas en la boca y sarpullido en las manos y pies. Es una enfermedad muy contagiosa, que sufren sobre todo los bebés, por eso de que están siempre llenos de babas y mocos. Se transmite a través de los fluidos corporales, cuando las ampollas se rompen y mediante las heces. En las guarderías es habitual que los niños se contagien de esta enfermedad. Los menores de cinco años son los más expuestos porque no tienen inmunidad contra los virus que la causan. Los mayores también pueden contagiarse pero, a veces, sufren la enfermedad sin síntomas.

Detectar dichos síntomas es fundamental para paliar el intenso malestar que causan las heridas y ampollas del ‘virus mano, boca, pie’. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) señala los siguientes síntomas:

  • Fiebre
  • Pérdida del apetito
  • Dolor de garganta
  • Llagas dolorosas en la boca, que normalmente comienzan como puntitos rojos planos
  • Sarpullido de puntitos rojos planos que pueden convertirse en ampollas en la palma de las manos y la planta de los pies (a veces también en las rodillas, los codos, las nalgas o el área genital)

La enfermedad suele durar entre siete y 10 días. Es más contagiosa durante la primera semana, aunque también puede transmitirse el virus después o incluso si no se tienen síntomas.
El virus mano, boca, pie no tiene tratamiento. Se trata con antitérmico e ibuprofeno y se debe beber mucha agua para evitar la deshidratación. Para prevenirlo es clave lavarse las manos frecuentemente durante 20 segundos, especialmente después de cambiar pañales; evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca, evitar el contacto cercano (dar besos y abrazos, compartir vasos o cubiertos…). Por último, la CDC recomienda desinfectar las superficies y los objetos que se tocan con frecuencia, como los juguetes.

Fuente: www.telecinco.es

Comentarios

Comentarios

Compartir en FacebookCOMPARTIR EN FACEBOOK Compartir por whatsappCOMPARTIR POR WHATSAPP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *